DESCENTRALIZACIÓN DE LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL. NUEVAS PERSPECTIVAS

La cooperación al desarrollo durante la próxima década se dirija hacia una acción hipercoletiva y fragmentada, a su vez más innovadora y más eficaz, con una tendencia cada vez mayor a trabajar en pro de la alineación con los donantes y la construcción de redes de apoyo a diversas iniciativas
El escenario internacional
La interdependencia en el mercado global las políticas económicas y de desarrollo de cada estado nación, han de estar armonizadas como una orquesta. Siendo así, la cooperación al desarrollo es un mecanismo útil para garantizar cada vez más, la elaboración e implementación de políticas conjuntas entre países –cooperación regional- la exportación de ideas y modelos políticos económicos –cooperación norte sur-, la búsqueda de la estabilidad política y económica –asistencia al desarrollo y ayuda humanitaria- cuyo resultado final es expandir y consolidar un modelo compartido de desarrollo a escala global.
Mundo  multipolar, nuevos actores y tendencia a la descentralización de la cooperación
La tendencia que observamos nos vislumbra un mundo multipolar –declive de la UE y EEUU, surgimiento de los países emergentes, Primavera Árabe-  que abre paso a poderes regionales emergentes en medio de la consolidación de un marco de gobernanza global. En el seno de este escenario, la cooperación al desarrollo va paralela a la configuración de un mercado de políticas públicas internacional jerquico y descentralizado, ejemplo de ello es el modelo de policy network, que ofrece la posibilidad de participación a más actores no importa su tamaño donde se suman potenciales grandes y pequeños donantes fuera del circuito tradicional de grandes donantes.
Se suma la sociedad global como fenómeno reciente y aún poco estudiado, representado por diversos actores, ONGs de cooperación al desarrollo, ciudadanos que se movilizan, así mismo aumentan el número de ONGs en los “países en vías de desarrollo” que han visto fortalecida su capacidad de imponer ideas y formas de actuar en el marco regional. Por otro lado, cada día vemos nuevas iniciativas de movilización ciudadana en diversos niveles –local, regional, internacional- que ofrecen modelos alternativos para la cooperación y abren el campo a ofrecer financiación o microdonaciones
La cooperación descentralizada, si bien supone una apuesta por la democratización, dotando de mayor autonomía a actores locales, finalmente corre el riesgo de contribuir a crear redes o consorcios regionales financiados en torno a grandes donantes. Vamos de un sistema de cooperación estado céntrico y profundamente jerarquizado a un sistema más descentralizado por contar con más actores y más donantes, pero también más competitivo.  
La revolución 2.0 y la cooperación internacional
Por último, no podemos dejar de mencionar, que la competencia por los recursos en la web tiene un elemento democratizador y que puede contribuir a igualar en cierta medida a las grandes asociaciones de desarrollo con las pequeñas. ¿Por qué?, la estrategia de la captación de recursos en el mundo online, cuenta con una serie de características únicas y distintas a la captación de fondos tradicional. Donde antes las redes de alianzas interinstitucionales eran una fuente importante para la obtención de fondos, creándose círculos de alianzas cerradas –capital social cerrado- y dejando en situación de exclusión a pequeñas y medianas agencias, ahora cualquier asociación puede acceder a un mercado potencial de donantes en la red
A través de la captación de fondos online podemos decir que se abre un mundo de posibilidad que permite a pequeñas iniciativas locales llegar a tener un impacto importante y conseguir micro donaciones a nivel internacional. Y esto las ubica al nivel de las grandes agencias. La web ha contribuido a democratizar y a poner el acento en la capacidad de crear una comunidad virtual internacional de apoyo a una causa específica, a movilizar a la ciudadanía quitando al menos parcialmente la hegemonía que en la cadena de la ayuda han tenido las grandes agencias, y a igualar a los donantes y a los receptores que pueden ser ellos mismos agentes de captación de recursos y constructores de redes de colaboración y por tanto aportar al modelo de cooperación internacional

Sobre María M. Garcia

Fundadora de Semántica Social. Profesora y tutora de master y postgrado en IEBS Business School y asesora externa en INTVS volunteer services. Apoyo a proyectos con sentido social. Más de 12 años asesorando a organizaciones del tercer sector y empresas sociales a comunicarse mejor.

Un Comentario

  1. Muy interesante esta información, ya que desvelas mecanismos paralelos para la recaudación de fondos privados para entidades del sector no-lucrativo, abriendo la puerta a posibilidades que ponen en peligro la hegemonía de las grandes organizaciones del tercer sector -en cuanto a recaudación de fondos se refiere-, desvelando el modelo de estructura centralizada que la cooperación internacional al desarrollo maneja mayoritariamente y que intenta blindar para garantizarse el manejo de los recursos obtenidos a traves de personas naturales, jurídicas y instituciones gubernamentales.
    Por otra parte sería bueno promulgar, asesorar y motivar a colectivos de pequeñas asociaciones sin ánimo de lucro para que generen espacios colectivos de debate que brinden la oportunidad de reunirse y dialogar con el creciente colectivo de ciudadanos con conciencia social con miras a iniciativas proyectuales.
    Un saludo,

Deja un mensaje