¿Necesitan las ONGs estrategias orientadas a resultados?

dreamstime_16328037Los cambios que vive el tercer sector están catalizando una transformación rápida de su  estructura interna. La tendencia de estos cambios apunta hacia la evolución a una organización más dinámica, auto sostenible, altamente profesionalizada y con capacidad de generar liderazgo, todo esto se resume en contar con estrategias orientadas a resultados.

La orientación a resultados tiene su origen en la gestión empresarial y su principal objetivo es mejorar los procesos para alcanzar la máxima eficiencia en las acciones implementadas. Muchas agencias gubernamentales y organismos internacionales han incorporado la planificación orientadas a resultados para diseñar proyectos de intervención social y para gestionar la organización, ahora es el momento para que las ONGs den el paso

El cambio de paradigma es un cambio de actitud

La planificación basada en resultados obliga a la entidad a redefinir el paradigma sobre el que se ha venido trabajando en los últimos años. La orientación a resultados es una actitud que se basa en la constante búsqueda de resultados basado en sistemas de medición tangibles que permiten el monitoreo de las acciones y por tanto la evaluación y redefinición constante de los procesos. La planificación por resultados es altamente eficaz, flexible por que mejora la toma de decisiones haciéndola más dinámica, participativa y cercana a los recursos humanos.

¿Por qué es recomendable la orientación a resultados?

  • Permite saber hacia donde va la organización; fomenta una visión estratégica
  • Permite la creación de sistemas de medición de resultados e incentiva la eficacia de las acciones
  • Agiliza el aprendizaje institucional
  • Favorece la flexibilidad y adaptabilidad de la organización a las presiones externas
  • Favorece el liderazgo en la organización, fomenta la creatividad y la innovación social
  • Incentiva la participación y el trabajo en equipo

¿Por qué medir resultados?

Una buena estrategia que no es capaz de ser medida no es suficiente. Solo si podemos medir podemos controlar el proceso de planificación estratégica. Hace falta, eso si, un alto compromiso por parte del equipo de dirección para instaurar un sistema de medición de resultados

La medición de resultados es fundamental pues permite

ventajas de la medición de resultados

Tres preguntas básicas para saber que medir

estrategia de medición de resultados
 

Algunas herramientas de planificación y de medición de resultados

Veamos ahora brevemente algunas herramientas de medición que pueden ser de utilidad si la entidad desea diseñar un plan estratégico para mejorar el desempeño de la organización.

  • Los indicadores de desempeño.
  • Cuadro de mando integral.
  • Mapas estratégicos.

Un indicador de desempeño es una medida que describe cuan bien se desarrollan los planes, programas y proyectos. Permiten evaluar un área específica o a la organización en su totalidad.

El cuadro de mando integral, es un sistema de dirección de la empresa del cual se deriva posteriormente el concepto de mapas estratégicos. Es una herramienta que integra cuatro perspectivas de análisis:

  • Desarrollo y aprendizaje: ¿cómo podemos crear valor?
  • Interna del negocio ¿qué debemos mejorar?
  • Del cliente ¿cómo nos ven los clientes?
  • Financiera ¿cómo nos ven los accionistas?

Los mapas estratégicos desarrollado por Robert Kaplan y David P. Norton, es un concepto que provee a las empresas de un conjunto de métricas para medir su éxito y esta muy relacionado con el cuadro de mando integral. De lo que se trata básicamente es de redefinir la estrategia de la organización y dotarla de capacidad de medición. La idea básica es que no se puede controlar lo que no se puede medir. Un mapa estratégico proporciona un conjunto de objetivos estratégicos que se relacionan a través de relaciones causales y permiten a la empresa a entender la coherencia de los distintos objetivos

Todas estas herramientas pueden ser aplicadas a las ONGs simplemente adaptando algunos de los conceptos a las necesidades y naturaleza no lucrativa del tercer sector.

La estrategia es la base de la orientación a resultados y el liderazgo en las ONGs

Si no se cuenta con una estrategia no se tiene una orientación clara de hacia a donde se va o se quiere ir. El plan de viabilidad de la ONG es la base para diseñar una estrategia coherente en el mediano largo plazo. Es un trabajo arduo que ha de iniciarse con la voluntad de los responsables (patronato, gerentes, junta de socios) pero que ha de involucrar a todo el conjunto de la organización si es que se quiere ser capaz de progresivamente implementar cambios en los roles y funciones sin que ello suponga un trauma y que sea un proceso que no se perciba como una amenaza.

Una estrategia acertada será viable lo cual permite la generación de un liderazgo capaz de innovar y ser creativo. Ello supone la existencia de una misión y visión clara, unos objetivos coherentes y la definición de unas prioridades estratégicas, este triangúlo define la estrategia planificada de la organización

En la coyuntura actual, lo más importante es que la ONG tome conciencia de la necesidad de actualizar el modelo organizativo y comenzar por la revisión del plan estratégico o encargarse del diseño del mismo si aún no se cuenta con el. bajo este escenario de cambio es posible generar liderazgo dentro de la organización y contribuir a una cultura organizacional más eficiente y flexible con capacidad de adaptarse al entorno sin perder la esencia de la misión y visión.  

Marketing y estrategia para oNGs

Sobre María M. Garcia

Fundadora de Semántica Social. Profesora y tutora de master y postgrado en IEBS Business School y asesora externa en INTVS volunteer services. Apoyo a proyectos con sentido social. Más de 12 años asesorando a organizaciones del tercer sector y empresas sociales a comunicarse mejor.

Deja un mensaje